Principios humildes

Sacha Cahill y Dan Nugent no querían parecer robots, pero tampoco querían seguir con los dolores de cabeza y el insomnio provocados por las largas horas trabajando delante de la pantalla del ordenador.

El problema: las únicas gafas para ordenador que encontraban eran un horror anaranjado salido de un futuro postapocalíptico. Así que decidieron diseñar las suyas y crearon Ambr Eyewear, en la cocina de su casa de Dublín, en Irlanda.

La pareja, con estudios de diseño y experiencia en marketing digital, empezaron a trabajar en prototipos para un tipo totalmente nuevo de gafas que bloquean la luz azul.

Con un mejor diseño, un mejor aspecto y un mejor rendimiento que cualquier otra tipo de gafas  en el mercado.

Al final, con lo que les quedaba de sus ahorros, lanzaron una serie limitada de diseños en su sitio web casero. Los medios de comunicación e influencers se mostraron rápidamente interesados, y en tres días ya habían vendido todo.

Dos años después, sus gafas protegen los ojos de la gente en más de 60 países.

Y nadie se parece para nada a un cíborg.

El proceso

Creación

En el taller pensamos. Debatimos. Diseñamos. Creamos.

Y después comemos.

Producción

En nuestra casa de producción combinamos los materiales brutos para transformarlos en monturas bonitas.

A continuación alguien tiene suerte y puede usar el láser para grabar el logo.

El Secreto

Nuestros cristales se fabrican con un pigmento natural, pero no podemos decirte mucho al respecto porque es secreto.

(Para resumir, hacemos cosas y al final obtenemos estos cristales que bloquean la luz azul y que parecen lentes normales).

El Empaque

Después de un control de calidad exhaustivo empaquetamos cada par a mano.

A menudo en la cocina.

Y después cenamos.